Tiburones pueden ser víctimas en la lucha contra el covid-19.

IMG
MUNDO LOCO - 6 de Noviembre de 2020

El hígado de tiburón produce escualeno, un ingrediente muy importante para la elaboración de vacunas que ayuda a potenciar la efectividad.


El escualeno, una sustancia obtenida a partir del aceite de hígado de tiburón y usada en los coadyuvantes de vacunas, hace de esos animales potenciales víctimas indirectas masivas del nuevo coronavirus, dados los millones de toneladas necesarios para fabricar las vacunas que protegerían del covid-19.

 

Aunque la tan esperada vacuna contra el COVID-19 es una de las mayores apuestas de las farmacéuticas en el mundo, detrás de la producción de esta se esconde un dato aterrador: tendrían que sacrificarse a 250.000 ejemplares de tiburones para producir una sola dosis toda la población.

 

Este ingrediente es también usado para cosméticos y aceite para máquinas, razón por la cual se estima que unos tres millones de tiburones son sacrificados al año para la extracción del escualeno.

 

 


Deje un Comentario

Su dirección de correo no será publicada.





Te puede interesar